lunes, 24 de julio de 2017

EL HOMBRE Y LA MADRE TIERRA: Nuestra casa común

Querid@s amig@s colaboradores y cooperantes en la lucha por un mundo mejor. Seguimos ampliando y profundizando un poco más en lo concerniente a esta relación Hombre-Tierra.

Escenario de la Tierra.

En los tres comentarios anteriores nos ocupamos sucintamente del Escenario del Hombre. Con lo expuesto creemos que hay más que de sobra para reflexionar.
Ahora pasamos a ocuparnos un poco del Escenario de la Tierra, teniendo siempre en cuenta que Hombre y Tierra estamos inseparablemente unidos, con una diferencia: la Tierra no depende nosotros, pues se desarrolló millones de años sin nuestra presencia, pero nosotros sí dependemos inevitablemente de ella, que fue capaz de avanzar tanto que llegó a la hominización, a generar el ser humano, a nosotros, que debemos ser su mente y su corazón, para conocerla, amarla, cuidarla y cultivarla. Si bien es una insignificancia en el conjunto del Universo, sin embargo es el planeta más bonito de todos los hasta ahora conocidos. Con razón, como lo hacen los indígenas de América, podemos y debemos llamarla Madre Tierra.

La Tierra es nuestra casa común, nuestra propia casa:
- Edad: 4500 millones de años
- Diámetro: 12742 Km.
- Temperatura interior: 6700 grados
- Presión interior: 1'3 millones de atmósferas
- Masa: 5'9 trillones de toneladas
- Velocidad media alrededor del sol: 29'8 Km/s

A partir del C. Vaticano II, y sobre todo con la Teología de la Liberación los pobres han pasado a ocupar el primer plano en la reflexión cristiana de muchos creyentes, y ahora especialmente en la preocupación por ellos del Papa Francisco. Con la profundización ecológica, la tierra ha de escalar el mismo puesto. Hoy sólo se puede hacer verdadera Teología, coherente con el Evangelio, con y desde los oprimidos del mundo: el Hombre y la Tierra. Él y Élla están siendo objeto de muerte por la misma causa. Es necesario hacer la Teología de la Tierra, porque el Hombre y la Tierra somos inseparables.

Estamos tan unidos que todos los seres vivos, desde la ameba más primitiva, hasta llegar al homo sapiens de hoy, estamos marcados y unificados por el denominador común que es la universalidad del código genético. Es tal la interrelación Hombre-Tierra que lo que afecta a uno afecta inevitablemente al otro. Pero hay una diferencia: es el hombre el que depende de la Tierra, de tal manera que de cómo tratamos la Tierra depende cómo tratamos al Hombre. Cuando el 99.98 % de la creación estaba ya hecho, hemos surgido los seres humanos como sus hijos predilectos: la Tierra no nos necesita, nosotros la necesitamos a ella, dependemos inevitablemente de ella, que tan sólo necesita que la respetemos, la guardemos y la cuidemos. Es más, tal como la estamos tratando actualmente, consumiendo un 30% más de lo que es capaz de reponer; en estos momentos ella estaría mucho mejor sin nosotros que con nosotros.

La Tierra hoy.

Hoy la Tierra es un pobre más entre los empobrecidos del mundo por el mal trato que recibe. La Tierra está enferma porque enfermo está el Hombre que la maltrata. Tratar mal la Tierra es tratar mal al hombre. El grito del Hombre oprimido y el grito de la Tierra oprimida van a la par. La Tierra tiene fiebre, y cada día más. Por ejemplo, la temperatura del Mar Cantábrico subirá medio grado por decenio.
Por eso tiene razón el hermano Papa Francisco cuando dice: Entre los pobres más abandonados y maltratados, está nuestra oprimida y devastada tierra, (Enc. Laudato Si,2);“... "el gemido de la hermana tierra, que se une al gemido de los abandonados del mundo, con un clamor que nos reclama otro rumbo. Nunca hemos maltratado y lastimado nuestra casa común como en los últimos dos siglos” (Laudato Si,53).

Luchar por la tierra es luchar por los pobres, luchar por los pobres es luchar por la Tierra.
Ellos y ella están siendo empobrecidos por los mismos empobrecedores.
Pero hay una diferencia: los empobrecidos tienen capacidad de hacerse conscientes de su perversa situación de explotados, porque tienen pensamiento. Pero la tierra no tiene pensamiento: el pensamiento de la tierra es el hombre. La tierra, en sí, sufre la opresión sin capacidad de caer en la cuenta de que está siendo oprimida: durante millones de años, a través de la selección evolutiva filogenética, impresa indeleblemente por el Creador en el origen del Universo, en la Cosmogénesis, fue capaz de producir la inteligencia: el ser humano, alguien capaz de reconocer el inmenso y prolongado esfuerzo de la Tierra hasta llegar a la hominización, pero éste, en lugar de mostrarse lleno de inmensa gratitud y reconocimiento a su Madre Tierra, se está volviendo su maltratador, su explotador, su cruel tirano, para ella y para su mejor fruto EL SER HUMANO, en vez de ser cada vez más su pensamiento, su hermano, su amigo, su amor consciente. El ser humano es la misma Tierra en su expresión de conciencia, libertad y amor. La mujer y la tierra son el vientre del ser humano.
El mal trato a la Madre Tierra le está causando innumerables agresiones, las cuales a su vez se convierten en causa de nuevas agresiones por:

1.-CONTAMINACION POR GASES DE EFECTO INVERNADERO:

El Petróleo: La mayor fuente de contaminación del mundo es el petróleo y sus derivados: Con 606 pozos de petróleo, el delta del Níger de Nigeria estuvo exportando más de 1 millón de barriles de petróleo por día sólo a EEE.UU.; el Delta del Níger es la capital mundial de contaminación por hidrocarburos. La esperanza de vida en sus comunidades rurales, casi la mitad de las cuales no tienen acceso al agua potable, es de tan sólo de 52.5 años, a causa del petróleo que contamina sus tierras. Antes de la explotación del petróleo el delta era el paraíso agrícola de Nigeria, donde aun había un 28 % de pobres. Después de la explotación del petróleo son pobres el 70 %. Quedaron sin agricultura y el beneficio del petróleo se lo llevan fuera las multinacionales petroleras. ¡Más les valdría no tener petróleo!.

Las productoras de petróleo más grandes en bpd (barriles de petróleo al día): Saudí Aranco: 10,2 bpd. Gazprom (Rusia):8,3 bpd. National Iranian Oil: 4,2 bpd.

Contaminación por Anhídrido Carbónico: CO2, Metano: CH4,  Dióxido de Nitrógeno: NO2.

Repercusión del desarrollo industrial: hasta el año 1800 el nivel de estos gases se mantuvo prácticamente estable. A partir del comienzo de la era industrial su crecimiento es vertiginoso. Entre 1970 y 2004 el aumento de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) fue del 70 %. Son la causa del calentamiento global del planeta y la subida del nivel de los mares, al lado de los cuales está la mayor parte de la población del planeta, así como de la contaminación del aire, que es el alimento más necesario e imprescindible desde el momento de nacer.
Estos gases los producimos los países ricos con materias primas de los países pobres, a los que les devolvemos las consecuencias del cambio climático como la subida de temperaturas, la ausencia de lluvias y aumento de los desiertos, sobre todo en Africa, que crecen alarmantemente.

Origen de los gases de efecto invernadero:
- Metano CH4: 14 %
- Otros CO2: 3 %

2.- CURVAS DE CRECIMIENTO DE LA CONTAMINACIÓN:

El comienzo de la era industrial, en torno al año 1800, ha sido verdaderamente crítico para todo el Sistema Tierra, afectando a toda la vida del Planeta.
Concentración progresiva de CO2 hasta el año 2015, en que se alcanza la concentración de 400 ppm, el principal responsable del calentamiento global, que nos está conduciendo a un cambio climático cada vez más irreversible. Al inicio de la era industrial había solo 278 ppm. Era una concentración que representaba un balance natural entre la atmósfera, los océanos y la biosfera.

Este equilibrio está roto. La fuente más importante de emisiones de CO2 a nivel mundial proviene del combustible quemado en el transporte de productos y pasajeros, coches, camiones, autobuses, barcos, aviones, así como de los procesos industriales (papeleras, cementeras, refinerías, metalúrgicas, etc.)... (Fuente OMM).
Por eso tiene razón el hermano Papa Francisco cuando dice: Numerosos estudios científicos señalan que la mayor parte del calentamiento global de las últimas décadas Concentración de dioóxido de carbono, CO2, en el observatorio Mauna Loa (Hawaói) se debe a la gran concentración de gases de efecto invernadero (anhídrido carbónico, metano, óxidos de nitrógeno y otros) emitidos sobre todo a causa de la actividad humana (Laudato Si,23).

¿Qué es el efecto invernadero?.
Explicado de forma muy sencilla consiste en lo siguiente: Los rayos del sol llegan a la Tierra, después de recorrer un espacio de 150 millones de Kilómetros, y chocan con su superficie, la calientan y rebotan sobre ella para escapar de nuevo al espacio exterior. Pero si al salir chocan con las moléculas de la capa de gases, como el CO2, que rodean el planeta, revotan en ellas y vuelven a caer de nuevo sobre la superficie de la Tierra y por tanto vuelven a calentarla. A más gases, más rayos rebotados, y más aumento de la temperatura de la Tierra, tanto la parte continental como oceánica. En 2016 se batió, de nuevo, el récord de temperatura global media.

Este calentamiento está haciendo que el aire y los océanos se calienten, se derrita más cantidad de nieve y hielo en las regiones polares de la tierra y que ascienda el nivel del mar.
Por ejemplo, la temperatura del Mar Cantábrico subirá medio grado por decenio, además de alterar el paisaje submarino y hacer desaparecer los bosques de algas, que utilizan gran cantidad de vida marina para guarecerse y alimentarse. Su desaparición causaría un gran daño al ecosistema marino.

La Declaración anual sobre el estado del clima mundial, publicada el pasado 21 de marzo por la Organización Meteorológica Mundial plantea un escenario preocupante: La temperatura ya ha subido más de un grado sobre niveles preindustriales y la concentración de dióxido de carbono ha superado las 400 partes por millón, superando en aproximadamente 14% el nivel considerado seguro (350 ppm).
Durante el año pasado, según el informe, el cambio climático ha sido el principal causante de desastres naturales como las sequías que han azotado al sur y el este del continente africano, o el Huracán Matthew, que dejó al menos 603 muertos, la mayoría en Haití. Matthew provocó , además, pérdidas económicas por valor de más de 15.000 millones de dólares en Cuba, Bahamas, Haití y Estados Unidos. El aumento global de temperatura es un factor clave en el aumento de catástrofes naturales y humanitarias.

En España, los efectos del cambio climático amenazan al suelo de las zonas áridas, que constituyen aproximadamente un 74% del país. De acuerdo con el Informe Especial de Eventos Extremos de 2012, publicado por el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), en el sur de Europa va a llover cada vez menos. Como consecuencia, al menos un 74% del territorio nacional se encuentra en riesgo de desertificación, del cual el 18% está en riesgo alto o muy alto.

Es posible que a medida en que vamos acercándonos a estos problemas, caigamos en la cuenta de algunos compromisos que podemos asumir sobre el cuidado de la casa común que todos debemos atender. No se trata sólo de que todos sepamos algo de Ecología, sino sobre todo de que TODOS la practiquemos.

Un cordial abrazo a tod@s.-Faustino
faustino.vilabrille@gmail.com

sábado, 22 de julio de 2017

EL HOMBRE Y LA MADRE TIERRA: Detrás de las cifras

Nosotros, cuando se nos retrasa una comida, decimos: “tengo hambre”. “Los indígenas del Tercer Mundo, en cambio dicen: “pasamos hambre”.
Necesitemos cada vez con más urgencia personas e instituciones que luchen con sinceridad y honradez, tanto personal como económicamente, por los más empobrecidos y maltratados del mundo, no desde  el asistencialismo, sino desde la SOLIDARIDAD Y EL COMPROMISO CON SU DESARROLLO INTEGRAL, a partir de una educación liberadora desde una conciencia crítica, política e histórica. Apuntémonos a hacerlo y a apoyarles con todas nuestras fuerzas y posibilidades.

El Dios que nos descubrió Jesús de Nazaret está pasando por uno de los momentos más bajos de su historia, porque su mayor enemigo, el dios dinero, está en su mayor apogeo, poniendo en situación crítica y comprometida a todo el sistema Tierra:  el Hombre y su Planeta.

En el segundo comentario sobre la Encíclica ‘Laudato Si’ dábamos una serie de datos sobre la enorme pobreza, desigualdad e injusticia que hay en el mundo. Eran estadísticas, cifras y gráficas, que, si bien hacen reflexionar, y de eso se trata, sin embargo son datos fríos. Pero tenemos que pensar que detrás de ellos subyacen muchos millones de personas concretas, millones de muertes prematuras e injustas, no sólo por tener hambre en un momento dado, sino pasar hambre desde el seno materno hasta la muerte.

Detrás de esas cifras hay esfuerzos ingentes para conseguir alimentos, poder beber agua, obtener leña para comer algo caliente una sola vez al día, tener algo de vivienda, acudir a la escuela, tener acceso a un médico, conseguir una medicina, ingresar en un hospital, obtener una vacuna..., como por ejemplo: La región del Sahel en Africa es sin duda la más pobre del mundo.
Tiene una extensión aproximada de 4.000.000 km² habitados por millones de personas que sufren las consecuencias de la mayor escasez de alimentos del mundo. El Sur de Mauritania, Senegal, Malí, Burkina Faso, Níger, norte de Nigeria y Camerún, así como Chad, Sudán y Eritrea conforman la Franja del Sahel, conocida como “el cinturón del hambre”, donde además el cambio climático está haciendo estragos.

Detrás de esas cifras, están muchos miles de mujeres de esta región, que cuando dan a luz acuden al desierto en busca de nidos de hormigas, para con sus huevos alimentar a sus hijos recién nacidos, cuya desnutrición crónica les causará subdesarrollo cerebral irreversible. Sus pechos muertos de hambre no producen leche.

Detrás de esas cifras hay muchos millones de personas de 26 países africanos que no llegan ni a 10 médicos por cada 100.000 habitantes. Una cooperante asturiana en un hospital de Camerún nos contaba que llegó a consulta un enfermo con úlcera de buruli, que había tardado dos años en juntar el dinero para pagar la consulta. Al decirle que estaba muy avanzada la enfermedad y era necesario cortarle la pierna, dijo que se marchaba porque le era imposible juntar dinero para pagar la operación.

Detrás de esas cifras están 663 millones de personas que aún no tienen acceso a agua potable y 2.044 millones que carecen de saneamiento (OMS, informe 2015).
¡Cuántas historias y tragedias podría contar ese palo,  tan desgastado por el esfuerzo de miles de mujeres y niñas para sacar agua de un pozo!.

Detrás de esas cifras hay millones de mujeres esclavizadas, explotadas, sometidas a la prostitución como las 700 que hay sólo en las islas Baleares procedentes de Nigeria, forzadas a la emigración vagando por los desiertos africanos en busca de Europa, soportando temperaturas de menos 5º de noche a más de 50º de día, para acabar así.

Detrás de esas cifras hay miles y miles de niños y niñas echados a la calle, incluso embarazadas de sus abuelos o hermanos mayores, como en Honduras o Guatemala, abusadas y explotadas, (incluso desgarradas vaginalmente como en la R.D. del Congo), que huyen, muchas veces solos, camino de México en busca del sueño de Norteamérica, con frecuencia abandonados en medio de la noche, capturados por la policía de fronteras y devueltos a su país, a donde vuelven destrozados física, mental y moralmente.

Detrás de esas cifras están el 1.600.000 niños de Guatemala fuera del sistema educativo, viviendo en chabolas de latas y plástico, o en el basurero de la Zona 3, incluso infectados por mordedura de ratas (Fuente: Prensa Libre 16/10/16). Mientras tanto el Presidente del país, Jimmy Morales, cobra 170.000 € anuales, con un hermano y un hijo detenidos por corrupción, y esto que sigue sucede al mismo tiempo en el basurero de la Capital de Guatemala.

Mientras esta miseria y otras muchas arruinan la vida de millones de personas, un periódico asturiano ofrecía, extractada y muy lamentable, la siguiente información:
"Casi la mitad de los adolescentes asturianos llegan a beber seis o más cubatas en dos horas los fines de semana".
El 52,2% de los chicos y el 43,8% de las chicas menores de 18 años practican el denominado "binge drinking", es decir, ingerir grandes cantidades de alcohol en el menor tiempo posible hasta llegar en algunos casos al coma etílico. Los datos son especialmente preocupantes entre las adolescentes, que llegan a beber más que ellos durante los fines de semana. Todavía más alarmante es que los jóvenes no sólo beben "cacharros" los fines de semana, sino también entre semana. Lo hacen además el 38,2% de los chicos y el 28% de las chicas. Por su parte, el consumo diario afecta al 3,3% de los adolescentes. La edad a la que empiezan a ingerir las primeras copas es a los 14 años, aunque es a los 15 cuando ya se aficionan a los atracones de alcohol. Un 4% de los asturianos de más de 15 años sufre riesgo crónico de salud por consumo de alcohol Los chicos empiezan a ingerir a los 13,9 años y ellas a los 14,1. (La Nueva España: 05/02/16).
Un 60 por ciento de los jóvenes asturianos de 14 años consumen regularmente alcohol, mientras que el porcentaje asciende hasta el 74 % a los 15 años, y al 91 % a los 17 años, según datos que baraja el Servicio de Salud del Principado (SESPA).
El alcohol altera el desarrollo morfológico y funcional del cerebelo, la corteza cerebral, y el núcleo accumbens (adicciones). Cuanto primero se consume alcohol más pronto se produce la dependencia del mismo: 50 % tendencia genética, y 50 % ambiental. (Rodríguez García, F. D.: «Alcohol y cerebro». Absalon, 2010).
El proceso de maduración cerebral comienza en el embrión, y  se desarrolla durante la infancia, la adolescencia y la juventud hasta los 18-20 años, y se establecen las conexiones sinápticas. Durante esa larga etapa el cerebro es muy vulnerable. Los daños causados al cerebro durante la misma son irreversibles, porque pueden dar lugar a cambios permanentes en el sistema intracelular.

Detrás de esas cifras, en fin, hay caminatas de miles de kilómetros de miles de personas para llegar a las orillas del Mediterráneo en Libia, para cruzar a Europa en pateras, con peligro inminente de naufragar y encontrar en el mar en el Mar de Muertos, el Mediterráneo, la sepultura anónima donde quedarán olvidados para siempre y llorados por sus familiares que nunca sabrán qué fue de ellos, o encontrados muertos a la deriva en una lancha de goma como vimos cerca de Cartagena…

Por eso tiene razón el hermano Papa Francisco cuando dice: "Es trágico el aumento de los migrantes huyendo de la miseria empeorada por la degradación ambiental, que no son reconocidos como refugiados en las convenciones internacionales y llevan el peso de sus vidas abandonadas sin protección normativa alguna", (Laudato Si,25).

Por eso tiene razón el hermano Papa Francisco cuando dice: Cuando miramos el rostro de los que sufren, el rostro del campesino amenazado, del trabajador excluído, del indígena oprimido, de la familia sin techo, del migrante perseguido, del joven desocupado, del niño explotado, de la madre que perdió a su hijo en un tiroteo porque el barrio fue copado por el narcotráfico, del padre que perdió a su hija porque fue sometida a la esclavitud; cuando recordamos esos «rostros y esos nombres» se nos estremecen las entrañas frente a tanto dolor y nos conmovemos… Todos nos conmovemos, porque «hemos visto y oído», no la fría estadística sino las heridas de la humanidad doliente, nuestras heridas, nuestra carne(Discurso a los Movimientos Populares en Bolivia).

Por eso ya no sólo no podemos esperar nada, sino desesperarnos, ante los crímenes del neoliberalismo capitalista y los gobiernos sometidos a él. Este sistema que invade el mundo cada vez más,  es el mayor enemigo del hombre y por tanto de Dios, que no deja tras de sí más que destrucción y muerte de seres humanos y de la Madre Tierra.

Necesitamos cada vez con más urgencia personas e instituciones que luchen con sinceridad y honradez, tanto personal como económicamente, por los más empobrecidos y maltratados del mundo, no desde  el asistencialismo, sino desde la SOLIDARIDAD Y EL COMPROMISO CON SU DESARROLLO INTEGRAL, a partir de una educación liberadora desde una conciencia crítica, política e histórica. Apuntémonos a hacerlo y a apoyarles con todas nuestras fuerzas y posibilidades.

Un cordial abrazo a tod@s.-Faustino

jueves, 20 de julio de 2017

EL HOMBRE Y LA MADRE TIERRA: Pobreza y desigualdad

VER, JUZGAR Y ACTUAR.- Para actuar eficazmente ante una realidad concreta, lo primero es ver la realidad, lo segundo analizar las causas que la generan, y  a partir de ahí actuar con seguridad en busca de las soluciones más eficaces. Empezaremos por ver el escenario del Hombre, y posteriormente el escenario de la Tierra.

ESCENARIO DEL HOMBRE: pobreza y desigualdad.

Tenemos que luchar para que todo ser humano pueda vivir dignamente, y a partir de ahí sea posible la paz, la armonía y la esperanza en el mundo.
No podemos conformarnos con un mundo donde habiendo de sobra para todos, unos pocos tiene mucho más de lo necesario, mientras otros ni siquiera llegan a lo mínimo.

POBREZA EN EL MUNDO DE HOY:

Vamos a partir de aplicar el IDH (Índice de Desarrollo Humano) a los países más empobrecidos del mundo, y no el PIB (Producto Interior Bruto), porque éste nos dice muy poco, ya que hay países con PIB relativamente aceptable, pero cuya riqueza está en muy pocas manos y la gran mayoría de la población vive pobre o muy pobremente. Ejemplo: si tenemos en un pueblo 10 vecinos, cuya riqueza total es 100, pero 2 tienen 90 y los otros 8 tiene 10, la media es de 10, pero en cambio 2 tiene 45 cada uno, mientras que los 8 restantes solo tienen 1,25.  

El IDH mide tres parámetros fundamentales:
  1. Esperanza de vida al nacer o vida larga y saludable,
  2. Educación y
  3. Nivel de vida digno.

1.- Esperanza de vida al nacer: Analiza el promedio de edad de las personas fallecidas en un año.
2.- Educación: Recoge el nivel de alfabetización adulta y el nivel de estudios alcanzado (primaria, secundaria, estudios superiores).
3.- Nivel de vida digno: Evalúa el acceso a los recursos económicos necesarios para que las personas puedan tener un nivel de vida decente.

El índice IDH se clasifica de 0 a 1; donde 0 es la calificación más baja y 1 la más alta. Así tenemos como tres grupos de países:
- Países con Alto desarrollo Humano: Tienen un IDH mayor de 0,80.
- Países con Medio desarrollo Humano: Tienen un IDH entre 0,50 y 0,80.
- Países con Bajo desarrollo Humano: Tienen un IDH menor de 0,50.

Un país que tiene un IDH inferior a 0,50 significa que sus habitantes sufren mucho, que hay gran malestar en la población y está en riesgo inminente de graves conflictos sociales, como estamos comprobando a diario en Africa y parte de América del Sur.

Según esto, ésta es la clasificación de los países más empobrecidos del mundo, y su comparación con Europa:

IDH en:             Africa                                                   Sudamérica                      Europa
NIGER
0,337

ZIMBABUE
0,492

Haití
0,483

Dinamar.
0,923
RE.CEN.AFR
0,341

MADAGAS
0,496

Honduras 
0,606

Holanda
0,922
SOMALIA
0,364

CAMERUN
0,504

Guatemala 
0,627

Alemania
0,916
CHAD
0,372

NIGERIA
0,504

Nicaragua 
0,631

Irlanda
0,916
SIERRA LEO
0,374

RUANDA
0,506

Bolivia 
0,662

Re.Unido
0,907
ERITREA
0,381

ANGOLA
0,526

El salvador 
0,666

Suecia
0,907
BURKINA FA
0,368

SUAZILAND.
0,531

Paraguay 
0,679

Luxembur.
0,892
BRUNDI
0,389

KENIA
0,535

Re.Dominica.
0,715

Bélgica
0,890
GUINEA
0,392

GUINE.ECU
0,556

Colombia 
0,721

Francia
0,888
MOZAMBI.
0,393

STO.TOME
0,558

Ecuador 
0,732

Austria
0,885
GUIN.BISAU
0,396

ZAMBIA
0,516

Perú 
0,734

Finlandia
0,883
MALI
0,407

GHANA
0,573

Brasil 
0,755

España
0,876
LIBERIA
0,412

MARRUEC
0,617

México 
0,756

Italia
0,873
MALAUI
0,414

NAMIBIA
0,624

Venezuela
0,762

Re.Checa
0,870
ETIOPIA
0,435

GABON
0,634

Costa Rica 
0,766

Grecia
0,865
GAMBIA
0,441

CABO VERD
0,636

Cuba 
0,769

Estonia
0,861
YIBUTI
0,467

SUDAFRICA
0,658

Uruguay 
0,793

Chipre
0,850
SUDAN
0,473

BOTSUANA
0,683

Chile 
0,832

Eslova.
0,844
TOGO
0,473

EGIPTO
0,683

Puerto Rico 
0,865

Polonia
0,843
BENIN
0,476

ARGELIA
0,717

Argentina 
0,885

Lituania
0,839
UGANDA
0,484

TUNEZ
0,721




Portugal
0,830
SENEGAL
0,485

SEYCHELL
0,756

Bangladés
0,570

Hungría
0,828
LESTHO
0,486

MAURICIO
0,771

INDIA
0,609

Letonia
0,819
TANZANIA
0,488




EE.UU.
 0.915

Rumanía
0,793






CANADA
 0.913

Bulgaria
0,782

Tenemos en Africa nada menos  que 26 países, de los 47 referenciados, cuyo IDH es inferior a 0.5; otros 17 que no llegan al 0.7; y los 4 restantes tampoco llegan al 0.8.
En América del Sur tenemos 7 países que no alcanzan el 0.7; 10 que no llegan al 0.8; y tan solo 3 que lo superan. Vemos también que hay una gran diferencia entre América del Norte y del Sur.
Por el contrario, en Europa todos están por encima del 0.8, salvo 2 que están por debajo: Rumanía y Bulgaria.

Es evidente que Africa es con mucho el continente más "pobre" del Planeta, con todos sus países con renta baja o muy baja; le siguen Bangladés y la India en situación casi idéntica; y a América del Sur en su conjunto aun le falta mucho para alcanzar un nivel de vida aceptable, con la gran mayoría de sus habitantes con nivel de renta baja, además de la trágica situación de Haití.

Por eso tiene razón el hermano Papa Francisco cuando dice: “...el deterioro del ambiente y el de la sociedad afectan de un modo especial a los más débiles del planeta: «Tanto la experiencia común de la vida ordinaria como la investigación científica demuestran que los más graves efectos de todas las agresiones ambientales los sufre la gente más pobre” (Laudato Si,48).

INDICE DE GINI:

Otra tragedia que hay en los países empobrecidos, es que no sólo hay pobreza, sino al mismo tiempo mucha desigualdad, una minoría que lo tiene casi todo, y la inmensa mayoría que no tiene casi nada. Así nos lo hace ver el índice o coeficiente de Gini.
El Coeficiente o Índice de Gini nos permite medir el grado de igualdad o desigualdad de un país. Sólo mide si la riqueza está bien o mal distribuida.  Es un número que va de 0 a 1, en donde 0  corresponde a la perfecta igualdad, y 1 a la desigualdad total. Estar por encima de 0,400 supone ya una gran desigualdad.
Según esto, obtenemos la clasificación de los diferentes países que recogemos en el siguiente cuadro donde incluimos también a Europa como comparación entre ricos y pobres, en la cual, si bien hay mucha diferencia, incluso creciente, entre ricos y pobres, como en España donde hay más de 2.000.000 de niños bajo el umbral de la pobreza, esa diferencia es mucho menor que en los países del Tercer Mundo. Se utilizan tres parámetros para calcular el Indice de Gini:
  1. Ingresos,
  2. Consumo y
  3. en menor medida el Patrimonio:

Indice de Gini en:
Africa                                  Suramérica              Europa y otros países
Malí
0,331

Madagas.
0,441

Argentina
0,364

Portugal
0,360

Dinamar.
0,291
Burundi
0,333

R.D.Con.
0,444

Uruguay
0,379

Letonia
0,359

Holanda
0,290
Etiopía
0,336

Zambia
0,457

Venezu.
0,390

Italia
0,352

Bélgica
0,276
Sudán
0,353

Mozambi.
0,457

México
0,470

España
0,350

Suecia
0,273
Si.Leona
0,354

Gambia
0,473

Ecuador
0,473

Luxembur.
0,348

Finlandia
0,271
Gine.Bi.
0,364

Kenia
0,477

Perú
0,481

Grecia
0,343

Re.Checa
0,261
Tanzania
0,376

Nigeria
0,488

El Salva.
0,483

Bulgaria
0,336

Eslova.
0,261
Benín
0,386

Zimbabue
0,501

Co.Rica
0,500

Rumanía
0,332

Eslovenia
0,253
Camerún
0,389

Ca.Verde
0,504

Re.Domi.
0,505

Francia
0,331



Bur.Faso
0,389

S.T.yPrín.
0,506

Brasil
0,519

Re.Unido
0,328



Togo
0,393

Ruanda
0,508

Panamá
0,519

Estonia
0,325

RUSIA
0,420
Chad
0,398

Suazilan.
0,515

Chile
0,521

Lituania
0,320

INDIA
0,339
Yibuti
0,399

Lesoto
0,525

Nicaragua
0,523

Chipre
0,310

CHINA
0,614
Senegal
0,403

Liberia
0,526

Paraguay
0,524

Polonia
0,309

BANGLA
0,321
Cos.Marf.
0,415

Zambia
0,575

Guatema.
0,537

Austria
0,305

EE.UU
0,469
Angola
0,427

Botsuana
0,614

Colombia
0,548

Croacia
0,305

CANADA
0,321
Malaui
0,439

Sudáfrica
0,631

Bolivia
0,563

Hungría
0,305






Namibia
0,639

Honduras
0,571

Alemania
0,301






Comoras
0,641

Haití
0,595

Irlanda
0,298





Hay bastantes países en Africa en que la pobreza es tan global que. más o menos, iguala a todos sus habitantes. Es decir, los iguala la pobreza.

La desigualdad extrema en el mundo está creciendo cada vez más: el 1% más rico ya posee tanto como  99 % restante (Fuente: OSFAN).
El poder del dinero es cada vez mayor. El entramado de unos 73 paraísos fiscales permiten a una gran minoría atesorar en ellos el 25 % del PIB mundial, unos 17,5 billones europeos de euros, lo cual está aumentando la desigualdad entre las personas y los pueblos de una manera alarmante (Fuente: el Economista).

Ya lo deja bien claro el hermano Papa Francisco cuando dice: “La visión que consolida la arbitrariedad del más fuerte ha propiciado inmensas desigualdades, injusticias y violencia para la mayoría de la humanidad, porque los recursos pasan a ser del primero que llega o del que tiene más poder: el ganador se lleva todo. El ideal de armonía, de justicia, de fraternidad y de paz que propone Jesús está en las antípodas de semejante modelo”, (Laudato Si, 82).

Autor: Faustino Vilabrille