lunes, 12 de diciembre de 2016

Derecho y necesidad de migrar



Día de las migraciones (18 de diciembre)

OBJETIVOConocer y comprender esta realidad, ACOGER con verdadera fraternidad al que ha tenido que dejar su casa, país y familia buscando un futuro mejor y desarrollar con estos hermanos una CONVIVENCIA y DIÁLOGO constructivos; armonía entre culturas.
En nuestra época, los flujos migratorios están en continuo aumento en todas las áreas del planeta: refugiados y personas que escapan de su propia patria interpelan a cada uno y a las colectividades, desafiando el modo tradicional de vivir y, a veces, trastornando el horizonte cultural y social con el cual se confrontan. Cada vez con mayor frecuencia, las víctimas de la violencia y de la pobreza, abandonando sus tierras de origen, sufren el ultraje de los traficantes de personas humanas en el viaje hacia el sueño de un futuro mejor. Si después sobreviven a los abusos y a las adversidades, deben hacer cuentas con realidades donde se anidan sospechas y temores. Además, no es raro que se encuentren con falta de normas claras y que se puedan poner en práctica, que regulen la acogida y prevean vías de integración a corto y largo plazo, con atención a los derechos y a los deberes de todos. Más que en tiempos pasados, hoy el Evangelio de la misericordia interpela las conciencias, impide que se habitúen al sufrimiento del otro e indica caminos de respuesta que se fundan en las virtudes teologales de la fe, de la esperanza y de la caridad, desplegándose en las obras de misericordia espirituales y corporales.
Los flujos migratorios son una realidad estructural y la primera cuestión que se impone es la superación de la fase de emergencia para dar espacio a programas que consideren las causas de las migraciones, de los cambios que se producen y de las consecuencias que imprimen rostros nuevos a las sociedades y a los pueblos. Todos los días, sin embargo, las historias dramáticas de millones de hombres y mujeres interpelan a la Comunidad internacional, ante la aparición de inaceptables crisis humanitarias en muchas zonas del mundo. La indiferencia y el silencio abren el camino a la complicidad cuanto vemos como espectadores a los muertos por sofocamiento, penurias, violencias y naufragios. Sea de grandes o pequeñas dimensiones, siempre son tragedias cuando se pierde aunque sea sólo una vida.
Los emigrantes son nuestros hermanos y hermanas que buscan una vida mejor lejos de la pobreza, del hambre, de la explotación y de la injusta distribución de los recursos del planeta, que deberían ser divididos ecuamente entre todos. ¿No es tal vez el deseo de cada uno de ellos el de mejorar las propias condiciones de vida y el de obtener un honesto y legítimo bienestar para compartir con las personas que aman?.
En este momento de la historia de la humanidad, fuertemente marcado por las migraciones, la identidad no es una cuestión de importancia secundaria. Quien emigra, de hecho, es obligado a modificar algunos aspectos que definen a la propia persona e, incluso en contra de su voluntad, obliga al cambio también a quien lo acoge. ¿Cómo vivir estos cambios de manera que no se conviertan en obstáculos para el auténtico desarrollo, sino que sean oportunidades para un auténtico crecimiento humano, social y espiritual, respetando y promoviendo los valores que hacen al hombre cada vez más hombre en la justa relación con Dios, con los otros y con la creación?.

PARA AMPLIAR:
PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
Para conocer la realidad de las migraciones nada mejor que contar con sus protagonistas. Razón por la cual sugerimos el siguiente plan:
  1. Invitar a venir al aula a personas o entidades que quieran y puedan hablar sobre su experiencia como migrantes:
    • Presentación.
    • Razones que le llevaron a emigrar.
    • Qué proceso siguió desde que decidió salir de su país hasta llegar aquí y cómo vivió ese proceso.
    • En qué punto se encuentra hoy, cuáles son sus esperanzas y realidades.
    • Qué necesita y qué ayudas necesita para lograr su integracióin en el medio social actual.
  2. Establecer un  diálogo abierto con las personas que han venido a contar su experiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada